Con la invención del microscopio en 1590 por Zacharias Janssen, la visión del mundo cambió, abriendo paso al descubrimiento de nuevos elementos y formas de vida. El primero en ser creado fue el microscopio óptico que funciona con luz visible. Sigue siendo el tipo de microscopio más utilizado hasta hoy, imponiéndose frente a otros, como los electrónicos.

A través del uso de lentes, el microscopio óptico permite aumentar los rayos de luz que atraviesan una muestra y ampliar su imagen. Los más avanzados de este tipo alcanzan en la actualidad entre 1000 y 1500 aumentos, logrando identificar los más mínimos detalles.

Se distinguen 2 tipos de microscopios ópticos, y se diferencian según la forma en que transmiten la luz. Descubre cómo reconocerlos a continuación.

1. Microscopio de luz convencional o transmitida

Es el sistema de transmisión de luz más común en los microscopios ópticos. La iluminación atraviesa la muestra desde la parte inferior y llega al objetivo, para observarla aumentada a través del ocular. Los objetivos están ubicados cerca de la muestra, por lo que es necesario cortarla en láminas muy delgadas, o aplastada entre dos vidrios muy finos. Debe ser presentada de forma semitransparente para que la luz la atraviese.

Conocido también como microscopio de luz convencional, es ideal para analizar cortes finos de muestras que requieran ser amplificados entre 40 y 1500 veces. Los microscopios ópticos de luz transmitida pueden ser monoculares, binoculares o trinoculares. Indiferentemente, la muestra solo puede ser observada en 2 dimensiones (2D). Esto ocurre porque la imagen se divide en dos recorridos ópticos idénticos, por lo cual se obtiene un perfil bidimensional. También pueden encontrarse modelos invertidos.

Las aplicaciones van desde los diversos ámbitos de la ciencia hasta la educación. Muchos modelos pueden conectarse a las computadoras y proyectar las imágenes en las pantallas.

2. Microscopio de luz reflejada

En un microscopio de luz reflejada, la luz ilumina un material opaco por encima de la platina. Parte de dicha de luz es reflejada y dirigida al objetivo (el lente más próximo a la muestra observada), así, el ojo humano capta la muestra mediante un fenómeno óptico similar al que se experimenta observando cualquier otro objeto iluminado externamente, pero a una escala mucho más aumentada. Pueden ser monoculares, binoculares o trinoculares.

La cantidad de luz reflejada puede variar debido a distintos factores, pero en términos generales depende de los siguientes:

  • La densidad, la composición, la textura y el color de la muestra.
  • La longitud de onda específica de la luz.
  • Si la luz está polarizada o no.
  • El ángulo sobre el cual indice la luz.

De esta forma, existen varios tipos de microscopios que emplean el principio de luz reflejada, como por ejemplo el microscopio metalúrgico, el microscopio polarizados (o petrográfico), el estereomicroscopio (o microscopio de disección), etc.

El estereomicroscopio constituye un tipo muy particular, ya que permite observar los objetos estudiados en tres dimensiones. Este efecto se produce gracias a su doble óptica, lo que permite examinar el material opaco desde distintos planos, generándose así el efecto de tridimensionalidad. En el caso de los microscopios polarizados o metalúrgicos, la muestra se observa desde una única imagen plana bidimensional.

Principios físicos de la microscopía de luz

La magia de la microscopia la otorgan los lentes, diseñados para producir divergencia o convergencia de los rayos luminosos. Los avances en materia de microscopía incluyen el diseño de técnicas más complejas y la creación de alternativas para incrementar el contraste sin afectar la resolución. Esto se logra proporcionando efectos ópticos en la muestra que generan cambios de sus intensidades luminosas.

Los principios físicos de la microscopía de luz son la refracción y la reflexión, que son determinantes en el aumento de las imágenes. Para esto debe haber más de un lente y se puede optar por opciones como trinoculares o invertidos para distintas aplicaciones biológicas o industriales.

El mundo de la microscopía es amplio y fascinante. Es cuestión de indagar sobre cada aplicación y presupuesto disponible. Cromtek posee una amplia gama de microscopios para laboratorio, con la mejor tecnología y para todos los propósitos, desde fines educativos hasta industriales o de investigación.