¿Qué es el análisis de residuos de pesticidas en alimentos?

Para que la ingesta de alimentos sea segura, las leyes de cada país determinan una concentración máxima de residuos de pesticidas. 

Esta cantidad se expresa en miligramos por kilogramos, y recibe el nombre de LMR (límites máximos de residuos) y LMRE (límites máximos de residuos extraños).

En Chile, los estándares se basan en el CODEX Alimentarius de la FAO y en algunas reglamentaciones de LMR y LMRE de la Unión Europea y los Estados Unidos. Dichos estándares deben cumplirse para la distribución de alimentos en el mercado nacional y también antes de la exportación.

De este modo, los productores pueden actuar a tiempo y decidir cómo eliminar los pesticidas de los alimentos.

¿Qué es el análisis de residuos?

Ahora bien, para determinar que los alimentos efectivamente cumplen con los LMRs, hace falta un análisis de residuos. 

Este procedimiento se realiza con equipos de cromatografía GC (de gases) y cromatografía líquida (LC o HPLC), que permiten separar los componentes de una solución para descubrir la presencia de plaguicidas.

El amplio rango de sustancias activas que pueden encontrarse en un análisis de pesticidas supone un desafío para los centros de investigación. Por eso, el proceso debe ser lo más exacto posible y usar métodos que permitan extraer muestras confiables.

Es por esto que los equipos de cromatografía líquida se recomiendan más para el análisis de pesticidas, ya que tienen una precisión mayor y permiten regular los alimentos para garantizar que cumplan con la normativa chilena.

¿Qué es el análisis de multiresiduos?

En el contexto de la detección de pesticidas, el análisis de multiresiduos es una técnica que permite identificar más de un residuo al mismo tiempo en suelos, vegetales, frutas, vinos, agua, productos deshidratados, etc. 

Por su capacidad de alcance, este método sirve para detectar pesticidas, acaricidas, fungicidas, entre otros componentes que, en exceso, serían perjudiciales para la salud del consumidor.

El análisis de multiresiduos es muy útil, sobre todo, para los exportadores, pues simplifica la disminución de riesgos.

¿Cómo funciona la detección de residuos de pesticidas?

Primero, las muestras de los alimentos, frutas o verduras son tomadas y llevadas a un laboratorio en estado líquido, sólido o semisólido, según el tipo de alimento que deba analizarse.

Luego, se realiza una extracción y se procede a cuantificar. Como se dijo antes, los equipos de cromatografía son de uso indispensable porque permiten aislar los componentes del compuesto de interés para determinar las sustancias activas en él.

Una vez separados los componentes, se procede a cuantificar. Este proceso puede hacerse mediante: 

  • Un detector por ionización por llama (FID) o captura electrónica (ECD), en el caso de la cromatografía GC.
  • Detectores ultravioleta (UV) y florescencia para los equipos de cromatografía HPLC.

Ahora, para poder evaluar la movilidad, distribución y destino final de los compuestos encontrados suele acudirse al acoplamiento de un detector de masas a un sistema de separación cromatografía. Así, es posible verificar la presencia o ausencia de sustancias con una tasa mínima de error, y luego determinar cómo eliminar los pesticidas de los alimentos.

En la actualidad, los mejores equipos para el análisis de residuos por cromatografía GC y cromatografía LC son fabricados por Shimadzu. Algunos ejemplos son:

Shimadzu GCMS-TQ8040 (GC)

  • El primer GC-MS/MS de triple cuádruplo inteligente para uso cotidiano en cualquier laboratorio.
  • Incluye funciones de automatización total para tiempos de retención con más del 99,9% de exactitud.

Shimadzu Nexera MX (LC)

  • Espectrómetro de masas de ultra velocidad.
  • Capacidad de procesamiento de doble muestra con el mismo método.
  • Software MX Solution exclusivo y fácil de operar. El análisis puede iniciarse oprimiendo tres botones.

Si quieres conocer más de estos equipos, no dudes en visitar el sitio de Cromtek, en donde podrás encontrar estas y otras tecnologías de equipamiento analítico, facilitando la detección de elementos extraños en sustancias como los alimentos.